sábado, agosto 22

Doña suerte;



eres una puta.
Dime si no es verdad que en tu ausencia se esconden graves desgracias y estúpidos accidentes, dime si no es cierto que todo lo que no tocas se rompe en mil pedazos, pero que a tu paso todo son victorias y gritos de alegría. A tu encuentro acuden los afortunados, pero a mi ya no me hallarás entre ellos.
¿Tan caprichosa eres que haces mal a aquellos que no te rodean? ¿Tan estúpida eres
que otorgas a quien no merece las mejores cosas? ¿Cuál fue, quién fue el necio que otorgó semejante poder a una puta como tu? No, a mi ya no me hallarás entre todos esos.
Te crees especial por poseer tu poder, tu corte de gritos de alegría y riquezas, pero sólo en la oscuridad hallarás descanso, y será entonces
cuando acudas a nosotros. Tal vez demasiado tarde para hacer felices a cuantos te rodeen entonces, pero a mi no, a mi no me hallarás entre ellos.
Todos te desean por el simple hecho de existir, por el simple hecho de ser quien eres, todos sueñan en rozarte… Sentirte cerca y convertir sus insulsas vidas y desgracias en otro estúpido encuentro con Felicidad. Todos impulsados por una melodía distinta, avanzando en distintos tempos a la vez, llegará el día en que la música dejará de sonar… ¿Lo ves? Eres una puta. Pero a mi no, yo no me encuentro con ninguna de las dos.
¿Por qué
no me alegro ahora de tu llegada? En tus palabras siento la desgracia, en tus ojos veo fantasmas de un pasado, a los que oigo susurrar… Tú fuiste quien lo permitió, quien paró corazones y permitió que no hubiera razones. Y ahora apareces y pretendes que te agradezca cuanto me dasYa deberías saber que desde la oscuridad la luz puede cegar...Doña Suerte, eres una puta.